Cuando el mundo se detuvo en 2020

Lo que parecía ser un gran año desde su comienzo, va siendo un 2020 que quedará marcado en todos los libros de historia por algo muy diferente a lo que teníamos pensado. Dentro de 100 o 200 años, en la asignatura de Historia Digital, los alumnos aprenderán que en estos días el teletrabajo obligatorio hizo que todas las empresas tomaran medidas posteriores para aplicar importantes medidas de transformación digital (proceso de documentación, firmas electrónicas, organización de tareas…) en todos los puestos de trabajo.


Con los auriculares puestos, con música de fondo me teletransporto a ver una simple puesta de sol a las 18h de la tarde en el Roque Nublo de Gran Canaria. Con toda la tranquilidad voy subiendo y en lo alto me encuentro gente gritando, sacandose miles de fotos, discutiendo o saltando sin disfrutar del momento. Es muy complicado concentrarse solamente en la puesta de sol, en tus propios pensamientos, en disfrutar del momento y ya está. ¿Cuándo será la próxima vez que pueda estar en este sitio tan mágico? 7 Junio 2014

reflexiona y actua

Es sábado por la mañana, toca ir a comprar al supermercado y de repente encuentras colas gigantes de gente en las cajas. Pero si vas un día entre semana por la mañana nunca hay nadie, entonces reflexionas por qué motivo todos vamos siempre el mismo día en el mismo momento al mismo lugar. Es semana santa y se colapsan los aeropuertos, las autopistas, miles de miles de personas se meten en cruceros enormes para ir a visitar Venecia. La ciudad pone medidas drásticas y hace instalar unos tornos en las entradas de los puentes para cuando se sature de turistas y no puedan entrar más.

No paramos de producir, debemos producir más cantidad en menos tiempo. Además también traemos importación desde otros países para poder abastecer un mercado hambriento, que está acostumbrado a ver los lineales de las grandes superficies siempre llenos con miles de referencias de productos para elegir al mejor precio.

Tengo que leer este libro, ver esa película, un documental y la última temporada de la serie que me han recomendado. Pero no tengo tiempo, porque también quiero ir a comprar algo de ropa para ir a esquiar el fin de semana con unos amigos, y además tengo que hacer la maleta. No tengo tiempo.

Salgo al trabajo después de comer, hemos tenído que pedir comida online para ahorrar tiempo y así no tener que fregar los platos ni cocinar. Cuando salgo es la hora de salida del colegio de la esquina y todos los padres de más de 400 alumnos han venido a buscarles en coche. Aparcan en doble fila y crean un caos en la zona terrible durante apenas unos minutos.


Muchas de estas situaciones son reflexiones que nos ocurren en un modo de vida cotidiana. Un ritmo de vida frenético donde no hay posibilidad de ponerte enfermo/a una semana en tu trabajo porque no hay ninguna persona que pueda sustituirte. Eres irremplazable, y además puede venir cualquiera a quitarte el trabajo, entonces te despiden y tienes que ir a la cola del paro. Un ritmo de vida que no te permite disfrutar de tus hijos en el parque de forma tranquila o de darte un paseo por un mercadillo porque siempre tienes la sensación de estar perdiéndote algo, de que puedes estar haciendo algo mejor.

¿Y ahora que estás haciendo?

Se disparan la cantidad de noticias falsas, los bulos se crean y corren con una velocidad de vértigo por toda la fibra óptica de este planeta entrando directamente en el salón de casa mientras lo ves y compartes con más gente. ¿Será verdad?

Otros aprovechan la ocasión para robar datos y quitarle el dinero a la gente, con sistemas de engaño por sms, email, whatsapp en donde te piden los datos y se hacen con lo ajeno. ¿Por qué?

Paisanos que se piensan policías con el movil encendido asomados en el balcón grabando y criticando a todas las personas que según a su criterio deberían estar en casa y resulta que están dando un paseo o buscando fórmulas para salir a comprar o pasear al perro más de lo recomendado.

#YoMeQuejoEnCasa

Si has leído bien, es una sola letra que lo cambia todo. Hay una forma ideal para este tipo de situaciones en donde el sentido común es prioridad. El comentario que más se comparte es la queja, todo es desagradable porque tienes que estar con tus hijos en casa y te molestan continuamente, no puedes salir a hacer deporte. Compartes miles de videos e imágenes sobre política en los grupos de facebook y de whatsapp y te parece muy mal no poder salir y que cierren las fronteras en todos los países.

A las 20h de la tarde sales al balcón a aplaudir a los sanitarios que hacen un trabajo impecable y se están jugando mucho en el pulso a este virus que nos ataca. Luego cierras la ventana y la puerta del balcón y sigues criticando la falta de medios, que te han cobrado el Netflix y el Movistar junto a la couta del gimnasio y además no te funciona el Wifi a toda potencia ni tienes las películas en alta calidad. ¿Cuándo nos daremos cuenta de lo ridículos que somos con nuestras quejas?

Mejor vas a sacar al perro un rato, aunque esto suponga una actividad que no te gusta hacer y ahora la aprovechas para tomar el aire.

Los miles de Gigas que arden en Whatsapp!

Hemos nacido para compartir, aunque se nos olvide de vez en cuando y no tengas ganas de ver a nadie. En unas pocas semana en que no podemos salir de casa, los datos navegan a grandes velocidades conectando el micro y la cámara de miles de dispositivos para conseguir saludar y tomarse una cerveza en compañía.

Gente que hacía muchísimo tiempo que no hablas con ella, todos ahora estamos en casa y disponibles para charlar un rato.

Cada mañana me levanto y al encender el movil saltan cientos de mensajes diferentes. Videos de gente que comparte revistas en pdf, que se han puesto a jugar al padel entre un patio y otro patio. Unos que se saltan el estado de alarma y salen a la calle para retar al sistema sin hacer caso a las advertencias. Clases de yoga, de zumba, de estiramientos con todo en formato videos desde canales de redes sociales para no perder la forma.

Se comparte mucho más que nunca, la actividad en los grupos es enorme. Pasan videos de risa y tutoriales, chistes y noticias. Los teatros abren las taquillas online y los actores interpretan mediante videoconferencia. Los portales de cursos online abren sus webs para que todos puedan entrar y aprender. Las plataformas de películas hacen lo mismo, las restricciones por miembros se desbloquean para ayudar a todas las personas a pasar estos días en casa.

La cuarentena puede ser una advertencia

Es como si de todas estas situaciones que has leído antes el mundo estuviera lanzando un mensaje a nivel global. ¿Vamos por mal camino?

Hace unos años tomé la decisión de cambiar de estilo de vida. Me leí unos libros que comentaban que por las mañanas te levantaras tempranito, sin sobresaltos, sentarte en el borde de la cama y pensar en lo que tenías planificado para el día de hoy. Organizar muy bien la agenda y diferenciar las prioridades para no tener la sensación de estar perdiendo tiempo.

Cuidar la alimentación, comenzaba un esfuerzo enorme en ser consciente en que debemos cocinar cada día, ordenar los alimentos y crear platos ricos y saludables que nos den energías y vitalidad. Y sobre todo dar cada noche las gracias al universo por todo aquello que tienes y de lo que muchas ocasiones nos olvidamos. Confieso que en un primer momento pensé que era todo una tontería. Me veía conferencias en internet sobre estos temas y todos siempre decían las mismas claves. Libros que hablan de ayudar al vecino, de trabajar en algo que aporte valor y de trabajar con un propósito claro. Puede que a muchas personas esto les suene raro y que incluso pueda hacer risa, pero el agradecimiento y la meditación han sido siempre importantísimos en cualquier sociedad y cultura. Y no perdía nada por intentarlo.

Muchas veces he pensado en este estilo de vida, la meditación tan importante para el ser humano, la educación, la empatía, el civismo, la honestidad, el respeto. En conclusión, llenarse el corazón de todos los valores que se van perdiendo por un ritmo de vida insano, por priorizar el capitalismo individual frente a la sociedad colectiva.


Y mientras nosotros estamos en casa, las fábricas están paradas, el tráfico está parado y no hay miles de aviones por el mundo volando ni barcos por el mar creando ciudades con afluencia de miles de millones de personas. El planeta frena y respira.

¿Ni aun parando el mundo tienes tiempo?

Suena el despertador a las 7am como cada día. Por la mañana un horario normal de teletrabajo y mientras haciendo la comida y recogiendo. Cocinamos platos bien elaborados, de estos que saben muy rico porque están cocinados a fuego lento y con mucha calma. Después de trabajar llega la hora de comer y vemos un nuevo capítulo de una serie, o una película. Esta tarde tenemos Yoga, cada uno desde casa se conecta con Zoom y hacemos una clase normal con el profesor. Seguimos trabajando un poco y aprovechamos para hacer una videollamada con algún grupo, o para entrar en alguna clase online o un taller online. Llega la hora de la cena y ya es de noche. Cenamos con otro capítulo de la serie o con una película y mañana es otro día.

Es muy importante gestionar la agenda pensando en el momento, en el día a día, no contar los días que faltan o los días que llevamos porque eso da sensación de agobio.

Lo que si he comprobado es que muchas personas necesitan ese nivel de vida, no pueden aburrirse ni un momento, no pueden estar sin hacer absolutamente nada más que por ejemplo leer un libro tranquilamente. O poner música de fondo mientras practicas alguna tarea que llevabas años sin hacer. Es una necesidad de decir continuamente “no tengo tiempo”, ni para entrar a una clase online ni para leer este post.

“En un mundo adicto a la velocidad, la lentitud es un superpoder”

Todo el planeta estaba pidiendo calma, las ciudades que no duermen y tienen actividad a todas horas. Los millones de desplazamientos y la forma de exportar, importar, producir y consumir nos está llevando a un ritmo que afecta a nuestro entorno. ¿Tienes tiempo para verte este video?

Habla de la palabra “lento”, hemos desarrollado una asociación de esta palabra o ritmo de vida a algo negativo. La sensación de que nos vamos a morir mañana mismo y tenemos que aprovechar el momento nos lleva a convertir nuestras agendas en maratones increíbles de cosas por hacer y que muchas veces ni disfrutamos. Fin de semana una boda en otra ciudad, viajas, cenas, hablas 10min un beso y adios. No vives completamente el momento ni disfrutas con la calma y la tranquilidad que se necesita de compartir ese instante con los demás. Todo está programado, todo son horas, minutos, actos que tienen que venir, que tenemos que hacer, que tenemos que ir y ver.

La Empresa por la que te partes el culo

En las noticias hablan esta semana que en EEUU se han perdido 10Millones de puestos de trabajo en 7 días. Son 10.000.000 de personas que se levantaban cada día para aportar valor, para dejarse los huesos y dedicar su tiempo en que una empresa tenga beneficios, prospere y sea rentable.

Aquí en España, muchas empresas han querido aguantar, pero tanto grandes como pequeñas se ven obligadas a crear un ERTE regularizando la situación de sus empleados. ¿Podían haberlo evitado si tuvieran unas cuentas saneadas? ¿Es posible aguantar 1 o 2 meses esta situación? ¿Por qué en los meses de Julio y Agosto lo haces y te puedes permitir cerrar pero ahora no?

Ahora viene el choque frontal de muchas personas que han visto como su empresa les manda un Burofax y se pone en contacto con ellos a través de su gestoría. Hay otros que cuidan muy bien a sus empleados, pero la gran mayoría ven una falta de humanidad cuando se trata de cuidar de nuestra salud y priorizar decisiones.

Y aquí es cuando te das cuenta de las horas extra que has hecho sin cobrarlas ni ponerlas en un sistema que controle el horario de los trabajadores. Ahora es cuando reflexionas sobre ese sueldo que te daba la empresa en un sobre para ahorrar impuestos y que ahora te perjudica.

Ver esta publicación en Instagram

¿Sabes esos textos tan bonitos que aparecen en una web? Ahora en estos momentos tan dificiles es cuando toca sacar pecho y hacerlos realidad. Eres una pedazo de empresa puntera con un excelente equipo humano que… ⁣ ⁣ Pues toca cuidar a tu equipo humano, no hacer un ERTE a las primeras de cambio y salir corriendo. Es tiempo de solidaridad y aquí es donde vemos realmente de qué pasta esta hecha tu empresa. ⁣ ⁣ Si te has dedicado a vender, sin ofrecer a tus clientes un valor añadido como pueden ser: Si eres una pastelería de barrio podrías haber creado un canal en tu web donde dar cursos premium de repostería a tu público por medio de una suscripción. O incluso crear videos con tutoriales para hacer postres caseros y que la gente lo pueda consultar en tu página. ⁣ ⁣ Pero en estos momentos nos llegan muchos mensajes de empresas que nunca se han preocupado de aportar valor y ahora quieren con urgencia una tienda online para poder ofrecer sus productos por medio de la web. Ahora no es el momento de vender. Es momento de solidarizarse con todos tus clientes y aportar valor. ⁣ ⁣ 🙌🙌

Una publicación compartida de Allwelovedesign (@allwelovedesign) el

Es muy complicado tener que tomar una decisión que afecta a tantas familias, pero siempre en cualquier decisión espero que estés pensando con el corazón y no con la razón y los números.

Clientes, proveedores y acreedores que se asombran por las decisiones que toman los responsables de estas empresas. Hay un llamamiento mundial a la solidaridad, al compromiso y a la humanidad pero mientras tu estas pensando de forma totalmente egoísta. Sin reflexionar en los esfuerzos y horas que han dedicado los que te rodean a que tu negocio prospere en las mejores y peores situaciones.

Aquí se trata de dar y de recibir, de crear empatía y valorar a todos los que se comprometen en tu negocio. Sin dejarlos de lado y creando un ambiente de teletrabajo o de periódo de cuarentena que sea lo mejor posible para todos.

¿Listos para el gran cambio de este siglo?

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, si no aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender” — Alvin Toffler

La curva de adopción tecnológica se ha desplazado en unos días lo que se esperaba en muchos años, y si lo trabajas bien hay muchas oportunidades en este nuevo paradigma. Las empresas tenían en sus agendas puesto “crear tienda online” en algún momento y ahora ven como es la realidad y que es casi obligatorio en cualquier momento poder diversificar los canales de venta.

Mientras nosotros seguimos trabajando en el Marketing de cada proyecto. Creando comunicados oficiales, nuevos apartados en la web, nuevos sistemas de gestión y nos han contactado para el desarrollo de nuevos proyectos para empresas que no tenían todavía incorporado ningún sistema de venta online.

Y en el aspecto laboral, trabajar mucho por mejorar todo el aspecto digital de tu empresa. Crear canales de comunicación y ofrecer las opciones de teletrabajo. Así como generar nuevos modos de conexión con los clientes y nuevas opciones para los servicios.

Conclusión

Cuando todo esto pase, espero que hayamos aprendido algo. Espero que no te comportes como en estos videos que aparece una avalancha de gente corriendo, como si de las rebajas se tratara, saliendo de sus casas para ir a los bares a beberse una cerveza. Espero que cuando todo esto pase sepamos valorar las cosas que realmente importan: “un abrazo”, “una excursión a la montaña”, “un asadero con amigos”… valorar bien el tiempo.

You May Also Like