El Tiempo era Oro, ahora es Vida

4.6/5 - (21 votos)

Es un día raro de primavera, es sábado 3 de Abril por la mañana y estamos empezando la primavera. Entonces le damos vueltas y vueltas a la cabeza en todo lo que se refiere a esta visión actual del tiempo. La frase de antes, hace unos años, decía que el tiempo es oro: Este refrán hace alusión a la fugacidad del tiempo, lo rápido que pasa el tiempo y en nada pasa. A veces no sabemos el valor del tiempo. El tiempo es un bien preciado que es muy caro, por eso se dice que es como el Oro, porque tiene mucho valor, y a veces no sabemos aprovecharlo como se merece.

Pero cada vez más estamos viendo como cambian esta idea del tiempo, oro y vida. Sobre todo en asuntos en que valoramos invertir nuestro tiempo o malgastarlo en lugar de dedicarlo a aquello que queremos hacer, a vivir.

Escribiendo este post en el blog

¿Será una pérdida de tiempo leer este post? ¿Será interesante reflexionar cómo yo, en este caso, invierto tanto tiempo de una mañana maravillosa de un sábado de primavera escribiendo en el jardín sobre el tiempo, en lugar de aprovechar el tiempo de escribir en otras cosas? ¿A qué hora te has levantado hoy? ¿Qué planes tienes para “aprovechar” el día?

El control y la medición de cada milisegundo de nuestras rutinas

Hace muy poco, leímos un libro interesante que se llama Pretérito Imperfecto de Nieves Concostrina en donde aclara las razones de la forma de medir el tiempo en la actualidad, es decir, hablar que estamos en el año 2021 cuando llevamos muchos más de vida en este planeta. La razón del nombre de cada uno de los meses y las razones de la división de todos los días del año en las semanas y meses.

Lo medimos todo. En una competición deportiva tenemos en cuenta los segundos y milisegundos que se tarda y tenemos anotados todos los diferentes records que se logran en cada modalidad. Medimos las horas que trabajamos, al fichar en la entrada y salida de la oficina y disponer de miles de programas hoy en día para medir la productividad, el tiempo que tarda cada profesional en terminar sus tareas.

Google nos avisa por la mañana en la agenda el evento que tenemos hoy, y la aplicación del mapa nos indica las diferentes rutas para llegar al destino y el tiempo en minutos que podemos tardar en cada una de las alternativas, con el fin de ahorrar tiempo.

También el reloj evoluciona, ya no sirve solo con tener la hora a un simple gesto en la muñeca, ahora queremos saberlo todo. Vemos el reloj y nos dice la hora, los pasos que llevamos caminados en el día de hoy, nuestras pulsaciones por minuto, las horas de sueño intenso y sueño ligero, la hora a la que empieza a llover y la hora que tienes reservada la mesa en el restaurante para comer. Todo listo a un gesto en la mano.

Se mide de forma automática hasta el tiempo que se tarda en leer este post.

Cocina en 1 min

Uno de los momentos en que más disfruto es cocinando. Es un tiempo muy bien invertido y de una importancia enorme.

Pero la contradicción en la cocina hace que toda la tendencia en los nuevos avances sean sobre amortizar su tiempo. Cocinamos con olla express, microondas o usamos técnicas de cocina comprando productos preparados que consiguen amortizar el tiempo que le deberíamos dedicar a la cocina. Por esa razón disfruto tanto, me gusta que todo se haga con calma y se cocine con tranquilidad, mimas los ingredientes y tener lista la comida con tiempo de antelación a fuego medio o bajo sin darle prisa.

Aunque estos límites del ahorro del tiempo en la comida llegan a límites de absurdo enorme. Como comprar naranjas ya peladas o un huevo frito ya frito.

Lo que me parece más curioso es que, el ahorrarte 30min en la dedicación de comer un huevo frito o pelar una fruta luego lo inviertes en dormir una siesta o ver la tele.

Si un tren sale a las 8:00am de Zaragoza destino Madrid

Después de tanto tiempo en Madrid, viajar a Las Palmas se convierte en una rutina fácil sin ninguna complicación. El 99% de las veces solo vamos con equipaje de mano y si salimos de la T2 o T4 suelen ser siempre las mismas puertas de embarque. Nos sabemos las mejores rutas para llegar con una media hora de antelación, más las 2 horas y media de vuelo más el de llegar a nuestro destino. Desde Madrid hasta Arucas nos salen unas 3 horas de ruta.

En cierta ocasión, nos fuimos para Agaete desde Arucas en guagua. Desde la estación tuvimos que parar en Bañaderos o San Andrés para hacer transbordo y subir a la otra guagua que nos lleva a Agaete, pero para nuestra sorpresa, se paró unos minutos en la estación de Gáldar porque queda de paso y deben recoger a las personas en Gáldar que vayan rumbo a Agaete. Este recorrido pasó por todos los rincones de carreteras secundarias posibles antes de llegar a su destino. Cuando nos sentamos en la playa y calculé el tiempo invertido me di cuenta que habíamos tardado lo mismo en una ruta Madrid – Arucas que en la ruta Arucas – Agaete.

Y revisando el precio por hora, nos damos cuenta en ese debate enorme en los negocios. ¿Cobrar un precio por tiempo, o cobrar un precio por trabajo o proyecto?

Uno de los indicadores más comunes es el precio por hora. Sobre todo en trabajos donde resulta complicado calcular el valor final que se consigue. Lo podemos encontrar en un taller de coches por ejemplo, en donde un mecánico puede tardar 10 minutos en la tarea que debe hacer y en la factura se refleja como 1 hora de trabajo.

Hace poco que circulan coches, motos y patinetas que se alquilan por minuto. Se cobra un importe fijo en referencia al tiempo de uso que hagas del vehículo.

Pero no siempre es adecuado calcular el precio en función del tiempo.

A medida que ganas experiencia y mejoras tus habilidades completarás un trabajo en menor tiempo y mayor efectividad. Como le pasó a Dalí al crear el logo actual de Chupa Chups.

La historia del logotipo de ChupaChups

El creador del logo de Chupa Chups fue Salvador Dalí. Según cuentan, en 1969 Enric Bernat se trasladó hasta Figueres donde el artista tardó menos de 1 hora en crear el logotipo. Ese colorido y su característica forma de margarita que realzaba el producto gracias a su original envoltorio. Por una tarifa millonaria, le pidieron que les hiciera este logotipo para así alcanzar sus objetivos comerciales.

Hasta para leer un libro nos cronometramos

Después de comer te sientas en la hamaca en el jardín, vas a la playa, en un sillón junto a la chimenea o en el lugar más bucólico que se te ocurra y abres un buen libro para leer con calma y tranquilidad.

Así era la idea que yo tenía en la mente cuando de pequeño hablaban del placer y el poder de la lectura. Recuerdo aprender a leer con un libro que se llamaba Pan Patapam de las aventuras de una chica por la ciudad. Disfrutaba mucho practicando una lectura divertida en voz alta mientras mi madre hacía tareas en casa.

Luego en el colegio venía el profesor y nos daba a todos un folio con un texto, marcaba un cronómetro y daba la señal de aviso para empezar a leer a gran velocidad para luego, dar la vuelta a la hoja y responder a unas preguntas. Querían saber si tu cerebro era ágil y tenías una lectura eficaz. Se llamaba así pero era una práctica horrible que conseguía repudiar la lectura como modo de placer.

Y así, años más tarde en el cambio a Madrid he redescubierto el placer por la lectura. Leer libros sobre marketing, procesos, SEO, creación de contenidos, el alma de las marcas y muchas revistas. Pero, también salen anuncios que animan a instalar una aplicación que resume y sintetiza los libros enormes, para que en 7 minutos puedas leer las conclusiones más importantes. O negocios que te explican métodos de lectura para poder leer 5 libros en una semana.

Son ideas muy locas, ¿en qué mundo vivo? Como curiosidad debo confesar que hace apenas unos días descubrí que existe o existía la compra de libros por metros. Solo con la finalidad de adornar en una estantería y que podías elegir los colores de los lomos o el estilo para que fuera solo pura decoración. Nada de tener tu propia librería de libros que consideras buenos, sino libros por metro.

¿A qué hora te has levantado esta mañana?

Recuerdo uno de los capículos de Los Simpson, en donde se mudaban a una ciudad ideal por un nuevo trabajo de Homer. Estaba Marge una mañana cualquiera y tenía la lavadora puesta, la conga pasando la aspiradora, los aspersores regando el jardín y la thermomix haciendo la comida. Entonces se tomaba una copa de vino y se estresaba con el sentimiento de no estar haciendo nada productivo, con la idea de no hacer nada.

Por esta razón se tiran de las dos partes de la cuerda, por un lado no paramos de crear aparatos, técnicas y modos de ser más productivos, hacer más con menos tiempo y esfuerzo para ahorrar tiempo. Por el otro lado, no paramos de crear alternativas de ocio, aplicaciones con trillones de películas y series para poder estar viendo la aplicación con contenido y contenido. Alternativas de ocio con centros comerciales donde ir a pasar un fin de semana o miles de actividades donde despejar la mente y no pensar que estas perdiendo el tiempo.

Emplearse por horas o dedicar esas horas a tu proyecto

El tiempo es vida. ¿Merecerá la pena si nos pasamos 10 horas al día trabajando los 7 días de la semana? Pues aquí se abre ese debate entre el tiempo y la productividad. Si trabajamos en una empresa que nos obliga a calentar el asiento las 8 horas de rigor aunque en 4 horas tenemos ya el trabajo terminado, parece razonable que podamos dedicar el tiempo restante a otras cosas en la vida que no sea trabajar. Si con estas 4 horas al día, somos muchísimo más productivos y cumplimos plazos en los proyectos en vez de estar jugando al buscaminas 2 horas o en el bar tomando un desayuno 1 hora, pues podemos hablar seriamente con los responsables y replantear las jornadas de trabajo.

Hace unas semanas, me hicieron reflexionar sobre aplicar el mismo método de marketing que trabajamos en clientes, para conseguir resultados en nuestro propio proyecto. Monetizar el blog, o el canal de youtube, escribir un libro o crear una suscripción por formación o contenido premium.

Pero tenemos muy claro los objetivos, no hay mayor placer que ver crecer un negocio desde cero y saber que merece la pena toda la inversión en marketing.

Muchas veces, después de enviar el modo de trabajar y decir que necesitamos minimo 6 meses para poder tener las bases de todo proyecto. Casi siempre nos comentan que si sería posible tener terminado todo un poco antes. Nos han llegado a querer contratar el método de 6 meses de trabajo para tener todo terminado en menos de un mes.

¿Y si contratas a más personas en tu equipo? ¿Y si usas herramientas más potentes? ¿Y si hablas con Marti McFly para poder usar su coche?

Pues mira, la respuesta a esas preguntas es muy simple. Imagina una mujer embarazada, ¿de verdad crees que si contratas a 5 enfermeras y unes a otras 2 mujeres embarazadas, además de cerrar toda la planta del hospital, tendría el bebé en 1 mes en vez de los 9 meses que dice la naturaleza? Todo requiere respetar su tiempo.

Para terminar contaré la historia del Robo de la Radio del coche hace muchos años

Había comprado una radio para el coche, después de mucho mirar en aquellos tiempos, hablamos del año 2004, una radio con mp3 era lo mejor para disfrutar al volante. Tenía un estuche para poner el frontal y quitarlo de la radio cuando aparcas el coche.

Era un domingo de Semana Santa y estaba aparcado justo en la puerta de casa, con una paz y una tranquilidad enorme en Arucas por lo que al cerrar no quité el frontal.

Me desperté a la mañana siguiente y encontré la puerta forzada, habían apalancado la puerta y me habían quitado la radio. En esos segundos mi corazón se empezó a acelerar y lo primero que hice con los nervios del momento fue abrir la guantera para comprobar si se habían llevado también el pequeño maletín con los cds de música.

Es ahora, años después, cuando al recordar todo aquello comprendo en mi vida el significado de esa frase. El tiempo es vida.

Y es que la radio había costado 200€ y no había tardado mas que 24 horas en comprarla e instalarla. Pero en cambio, ordenar la música y grabarla en diferentes CDs, con sus diferentes estilos musicales, con ese orden en cada una de las grabaciones. Había invertido un tiempo y un esfuerzo enorme en tener ese pequeño estuche negro con toda la colección de música de la que disfrutaba tanto.

¿La radio? Si la radio da mucha rabia, pero en menos de 48 horas tenía la misma radio instalada por otros 200€. Y podía seguir disfrutando de la música en el coche. En cambio, si me hubieran robado la colección de música hubiera necesitado varios meses en poder completar de nuevo.

Conclusión

Pues espero que hayas disfrutado de estos breves minutos de lectura, ya son las 19:00 de la tarde y aun no he terminado de escribir, así que llevo desde las 12:00 de la mañana, con parada para comer y tomar una cerveza, planteando esta reflexión sobre el valor que le damos al tiempo en nuestras vidas. Si ahora mismo estamos haciendo lo que realmente queremos hacer. Cierro el ordenador y nos vamos a dar un paseo por el campo, hasta la cafetería del pueblo a tomar un café con leche y vuelta. A sacarnos fotos, grabar unos videos por el camino y terminar el día viendo una peli con una agradable sensación de hacer lo que uno realmente quiere hacer.

Slow Life, gracias por llegar hasta aquí.

You May Also Like