Indice de repetición y constancia en un Plan de Marketing

4.6/5 - (19 votos)

Uno de los puntos importantes de una buena planificación es saber elaborar un calendario sobre el contenido que vamos a generar, compartir y publicar. Vemos muchas veces presupuestos o planes que hablan de publicar 3 post a la semana, 4 publicaciones al día, 1 video cada 15 días o diferentes mediciones que se preparan en base a la cantidad/periodicidad del contenido.

Si no desea seguir recibiendo esta comunicación se puede dar de baja aquí

Es un botón obligatorio cuando gestionas campañas de email marketing. Las empresas están obligadas a facilitar la cancelación de la suscripción en cada campaña de marketing que envían. Así que, debes asegurar que tu link de baja es fácil de encontrar y claro. Si no incluyes este enlace, o lo escondes demasiado entre párrafos de información legal, puedes tener problemas muy serios.

Cuando compras online, o cuando pides cita en el dentista o haces una reserva en un restaurante y pones tus datos ya entras automáticamente en un sistema o flujo de información que gestiona el departamento de marketing o la empresa responsable del marketing para enviar comunicados, notificaciones, información y contenido al listado que tienen en la base de datos.

Y ahora entra en juego la cantidad y fechas de la comunicación. ¿Cada cuánto tiempo enviamos un email? ¿Cada semana? ¿Qué día es mejor? ¿El Viernes por la mañana? ¿El Jueves por la tarde? ¿Enviamos uno cada día? ¿Enviamos uno cada vez que tengamos que informar de alguna novedad o cambio?

El mes pasado empezamos a usar un CRM muy común, gratis y de lo más potente para la comunicación con nuestro entorno más cercano. El Whatsapp! Si has estado recibiendo estos mensajes, debes ver un icono de altavoz en la esquina de cada mensaje. Esto significa que son enviados desde una lista de difusión.

Hola, desde hace unas semanas atrás estamos enviando 3 o 4 post por whatsapp!! pero no a todos los contactos, por eso hacemos este grupo, para poner ahí lo que compartimos por si quieren verlo (es de solo lectura).

🔥 Clic !! Recibe todo el contenido de Marketing

La lista de difusión nos permite enviar en un clic el mensaje a 300 personas de forma totalmente personalizada.

– Te voy a tener que marcar como Spam como me sigas enviando estos mensajes (carita sonriente)
– No hagas eso, si yo te borro de la lista sin problema no pasa nada.
– No me borres, envías cosas super interesantes y quiero seguir recibiendolas. (carita con la lengua fuera y ojos locos)

Este es el sentimiento perfecto que debemos conseguir. Un equilibrio entre calidad del contenido que compartimos y la frecuencia de notificaciones que hacemos.

Pero debemos diferenciar entre el contenido creado y publicado, con el contenido compartido. Es decir, no es lo mismo enviar un email, que publicar un post en redes sociales o enviar una notificación de un nuevo video subido al canal de youtube. Por ejemplo, estamos escribiendo este post en el blog y lo publicamos, una vez publicado ya lo tenemos en el blog, en el que puedes entrar a leer sin nosotros decir ni hacer nada. Pero, para que tengas la información de que hemos publicado este post, debemos compartir la información en redes sociales, enviar un mailing o mandarlo por whatsapp con el link para que entren a leerlo.

Entrar en un feed automático o webflow de contenido programado

Existen programas que te permiten crear contenido de email marketing, y dosificarlo automáticamente según la respuesta de cada usuario. Te registras y recibes un email, y comienza el flujo o cadena de envío automático, parece magia. Imagina crear en el año 2017 unos 300 mails y poder enviarlos a los nuevos suscriptores, uno cada día, todos muy elaborados, currados, con buen contenido y con un espacio de marketing para la conversión a un nivel más; pagar por entrar en un curso especial, por un libro o documento con más y mejor contenido. Y continuar creando emails que entren al final de la cola para que le llegue a los suscriptores que llevan recibiendo contenido más de 300 días. Ni a harry potter se le hubiera ocurrido tal genial idea de marketing.

Para compartir contenido en redes sociales existen herramientas que permiten automatizar el feed de otros blogs y webs de noticias afines y automatizar las publicaciones de contenido que ni hace la empresa misma. Pero en este aspecto nunca hemos estado a favor de compartir por compartir, sin ser propio y editar o mimar de forma particular cada una de las publicaciones que podemos hacer en cada uno de los medios (facebook, instagram, youtube, twitter, linkedin…).

Suscríbete a nuestra newsletter para obtener un 10% de descuento en tu próxima compra y tupirte el email con publicidad agresiva de nosotros y nuestros productos o no enviar ni un solo email en 10 años

Ahora mismo, estamos buscando una nueva mesa para el salón. Esto es verdad, vamos mirando diferentes páginas web de decoración, de muebles y en alguna nos hemos suscrito a la newsletter por obtener ese 10% de descuento.

Pero claro, una vez entras en este sistema empiezas a recibir emails muy poco interesantes. “Especial sillas al 50% de descuento” ¿Te he dicho yo que necesito sillas? Pues no, en cambio me gustaría saber mucho más sobre tu almacén, sobre el sistema de transporte que usas y los diferentes tipos de madera que hay en los muebles de tu tienda online.

Hay otros proyectos, en donde ves en la web un apartado de suscripción a la newsletter y luego no recibes nunca jamás ni un email. Pero ni de bienvenida, ni de hola que tal, ni dos o tres de promoción y ya ninguno más. No, absolutamente nada. Que nos preguntamos a veces a donde van a parar esos listados de base de datos o si realmente es que tienen fatal la integración del CRM de mail marketing y la web.

Pero entonces, ¿cuál es la frecuencia y contenido perfecto para enviar por email?

Lo ideal es hacerlo de forma totalmente natural. Si escribimos un artículo en el blog hablando de los diferentes productos para decorar un balcón o una terraza, podemos grabar y compartir un video hablando de esto y luego enviar un email con un mix de todo este contenido y enviarlo. El siguiente email y el contenido de ese email dependerá del contenido que generamos para la web o las redes sociales. Si tenemos una participación en un evento, en donde tendremos un Stand con información y un sorteo, pues lo comunicamos por email. Si vamos a ofrecer un código promocional del 10% por las fiestas de San Isidro y lo vamos a publicar en las redes sociales, pues sería ideal compartirlo también por email mediante una newsletter.

No somos SPAM

Hace unos meses estuvimos apuntados en un taller de copywriter donde hablaban continuamente de cartas de venta. Lo llaman así, aunque realmente lo que hacen es una landing page (página web de ventas), lo llaman así por ser una técnica que se usaba mucho antes de la llegada de internet.

Aunque seamos muy modernos ahora enviando mensajes automáticos desde el móvil en cualquier parte del mundo. Esto del Spam tiene más de 40 años, el correo basura que recibimos y con el que somos bombardeados en nuestro email, redes sociales, o móviles ya existía muchos años antes.

Fue el 3 de mayo de 1978, cuando se mandó el primer mensaje spam de la historia.

En el primer caso que se tiene documentado, en 1978, Gary Thuerk, un gerente de marketing, también conocido como el padre del spam, envió un mensaje a casi 400 usuarios de ARPANET sobre un nuevo modelo de ordenadores, ya que llevaban tiempo sin vender ordenadores, y empezó a pensar que podía hacer para llamar su atención, se le ocurrió buscar en el directorio las direcciones de correo de los usuarios, y sin pensar en las consecuencias, copió una a una las direcciones junto al jefe de producto Carl Gartley, y escribió la invitación, empezaron el 1 de mayo y lo enviaron el día 3, convirtiéndose en el primer spam electrónico. 

Thuerk, afirmó que su acción genero unas ganancias superiores a los 12 millones en ventas.

Cuando ocurrió esto aún el fenómeno no había recibido nombre, el cual surgió en un sketch por los humoristas británicos Monty Python que lo popularizaron.

Aunque el origen real del nombre nace durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados americanos recibían comida enlatada llamada Spam, la cual era y es muy popular hoy en día.

Conclusión

Este post lo terminamos de escribir hoy sábado 15 de mayo a las 20:59 pero hemos empezado el domingo anterior día 9 de mayo escribiendo poco a poco y creando bien todo el contenido. Es decir, que no hacemos las cosas a la carrera y de forma descontrolada. Intentamos que este contenido sea atractivo y aporte algo para quienes lo lean. Por eso, desmarcamos de spam todo aquello que no sea anunciar un descuento o promoción puntual o hablar continuamente de tus productos. Hay miles de técnicas y trucos para evitar terminar en la basura tu publicidad o en la bandeja de spam en los emails. Pero el truco que mejor funciona es crear buen contenido de calidad que haga brillar los ojos de quien lo recibe, creando la necesidad de recibir la próxima dosis.

You May Also Like