La belleza del Marketing está en su interior

5/5 - (2 votos)

Antes de empezar a explicar el fallo en la foto publicada en instagram, vamos a contar una historia; desde hace mucho tiempo los usuarios miramos cada vez más en las reseñas de google, el aspecto de sus redes para ver lo que se comparte y todo aquello sobre esa marca, ese restaurante o negocio.

Por tanto ya puedes evitar cada vez más las sorpresas. Por ejemplo estas vacaciones estando en Piran, Eslovenia buscábamos un lugar para cenar y caminando vimos un sitio con terraza, así que nos sentamos. Nos vino la carta y (aunque suelo hacerlo antes de entrar) miro un poco por encima en el móvil y reviso lo que dicen otros usuarios en internet. Evidentemente la nota en google era de 2,8 ** y habían reseñas muy negativas que hablaban de que la comida no era muy buena. Claramente cuando vino a preguntar por las bebidas para comenzar nos levantamos y decidimos buscar otro lugar cercano, así que le pedí a google que me indicara y nos fuimos a un restaurante justo a 30 pasos en el mismo paseo con vistas al mar, una terraza enorme muy bonita y con más de 600 reseñas la mayoría positivas con una nota de 4,9***** . No tengo que comentarlo pero cenamos genial y a buen precio.

Por tanto, la esencia de un negocio, desde su marca, colores, valores, precios, política, atención al cliente, imagen…etc. Todo influye para elegir a la competencia cuando tienes una mala experiencia y decides cambiar. 

El supermercado que ves en la publicación de instagram tiene justo al lado un Carrefour y un Mercadona. Solamente he ido dos veces por estar más próximo y no tener que caminar 200 metros, pero evidentemente tienen un enorme error de marketing que no es apreciable a simple vista. Y es que nadie supo responder en los comentarios, porque estos fallos en marketing no están en una bonita fachada, sino en cómo los clientes percibimos un negocio. 

Lo esencial es invisible a los ojos

Como dice el principito, al pasar por delante de este negocio hay algo que me impide entrar y consumir. Es su política de no poder pagar con tarjeta por compras inferiores a 7€. Esto lo he compartido en google, en twitter y ahora en instagram y en el blog. ¿Me han respondido? No

Lo mismo me ocurrió en la panadería de la esquina, de una cadena conocida y mi forma de actuar fue la misma. Para mi sorpresa el responsable de marketing se puso en contacto conmigo por email y me comunicó que había sido un error de actualizar la política de la empresa y que evidentemente podía comprar el pan con tarjeta por cualquier importe sin importar llegar a un mínimo. ¿Qué consiguen con ésto? Pues que decida continuar comprando el pan en este sitio y no en las doce mil panaderías que hay al lado en el mismo barrio. 

¿Esto le ocurre a más empresas?

Desgraciadamente por mi trabajo me fijo mucho en esto y lo veo por todos sitios. Cuidas el aspecto del local, inviertes en mobiliario y en productos de calidad con la mejor materia prima. Cuidas cada detalle en la presentación de los platos y en lograr estar en una ubicación visible y cómoda para los clientes, con aparcamiento, parking público o privado, elaboras una buena carta y trabajas para dar el mejor servicio al cliente. 

Y cuando llega la hora de crear la web y la estrategia digital lo hace un sobrino que sabe usar instagram y la página web la haces por pocos euros en alguna plataforma online. Sin responder a los clientes, sin dedicar la atención que se necesita en los negocios para vincular estos dos mundos del marketing tradicional y la experiencia digital. 

Ahora puedes ver nuevamente la foto, después de leer este post ¿Ves el fallo?

You May Also Like